Con el tatuaje realista se emula una imagen de tal forma que parezca real, ya sea con tonos negros, grises o cualquier color.

Se trabaja sobre una imagen fotográfica (de gran calidad), plasmándola en la piel y consiguiendo un impactante resultado.

No solo se aplica a los rostros de las personas sino también a objetos, y también se pueden mezclar dos fotografías (una encima de otra) para crear un tatuaje llamado foto composición o doble exposición.

Consulta sin compromiso.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted